Skip to content

Oligarquía política

septiembre 28, 2012

Los partidos políticos deben ser el principal cauce de participación ciudadana en los asuntos públicos, canalizando la intervención de las personas en la acción política. En poco más de treinta años de democracia ininterrumpida, los políticos se han convertido en uno de los principales problemas para los españoles según muestran en los sondeos de opinión. Demasiado problema en tan poco tiempo. Particularmente no creo ni confío que los políticos que nos han traído a esta situación nos vayan a sacar a flote, sin perjuicio de que en toda formación política seguro que hay políticos válidos. Una democracia está más viva cuanto más dinámicos sean sus partidos políticos y la sensación generalizada es que la democracia española languidece por obra y desgracia de sus principales actores: los partidos políticos dominantes, una oligarquía política que ha venido pertrechando desde el poder legislativo un blindaje de la partitocracia frente a las propuestas de formaciones políticas extraparlamentarias. Varias son las acciones y medios utilizados para mantener los privilegios de los dominantes en detrimento del resto de fuerzas políticas a las que parecen condenar al ostracismo eterno si los votantes no lo impiden. Este comentario se centra en el aspecto de la financiación pública vía subvenciones con fundamento en algunas resoluciones publicadas en el Boletín Oficial del Estado, como la de hoy mismo. El Ministerio de Asuntos Exteriores convoca una subvención por importe de novecientos mil euros dirigida a fundaciones dependientes de partidos políticos con representación parlamentaria de ámbito nacional. El proteccionismo se demuestra en que sólo pueden obtener la subvención las fundaciones dependientes de los partidos con representación parlamentaria en las Cortes y no de cualquier otro partido político legalmente establecido. La exclusión de las fuerzas políticas minoritarias supone que estemos ante una especie de competencia desleal pues no pueden concurrir en igualdad de condiciones, más bien no es que haya desigualdad sino se les prohíbe concurrir a la convocatoria, sin más. Los fondos del Estado no deben destinarse a subvencionar partidos políticos ni a sus filiales como son las fundaciones vinculadas a los mismos que parecen hacer el papel de tapaderas o empresas fantasma. Otra manera de financiar los partidos políticos –no todos- con el dinero de todos. En cualquier caso, la convocatoria no debería tener una discriminación positiva en favor de los más fuertes. La finalidad de la subvención en este caso es financiar actividades de formación, consolidación y difusión del sistema democrático en otros países. Al menos este año se ha rebajado la cuantía del gasto ya que en la convocatoria del pasado año, resuelta el 5 de noviembre de 2011, la suma de propuestas de subvenciones a conceder fue dos 2.200.000,00 euros ¡¡más de dos millones de euros!!. Para FAES de Aznar fueron más de un millón y casi un millón para la fundación IDEAS del PSOE. La fundación del Partido socialista catalán recibió más de 122.000,00 euros. El bipartidismo atroz.

Pero todavía hay más, mucho más. El Ministerio de Cultura concedió subvenciones a fundaciones y asociaciones dependientes de partidos políticos con presencia en las Cortes Generales, para funcionamiento y actividades de estudio y desarrollo del pensamiento político, social y cultural, correspondiente al año 2011. (BOE de 21 de octubre de 2011). Se repartieron cinco millones de euros. Más de dos millones para FAES y casi dos millones para IDEAS.

No sé si UPYD – presunto regenerador democrático- está a favor de estas convocatorias pero en ambas ha trincado su parte. No era obligatorio presentar la solicitud así que no por un lado va la palabra y por otro la obra.

Pongo el último caso que conozco (BOE 16 de julio de 2011). Convoca Ministerio de Educación y lodestinatarios los de siempre. La cuantía no llega a 360.000,00 euros. La finalidad de la convocatoria es inigualable: desarrollo de actividades formativas dentro del campo de la educación de personas adultas, tendentes a elevar el nivel de formación que permita el desarrollo de la capacidad de participación política. En esencia debe ser adoctrinar a interventores y apoderados en el noble arte de la captación de viajeros en transporte electoral el día de las elecciones.

Además de todo esto y más que habrá, cada trimestre se reparten más de 15 millones de euros por gastos de funcionamiento. El PP más de siete millones. Estamos hablando de más de sesenta millones de euros al año.

Sin duda hay mucho margen para rebajar el gasto público y destinar ese dinero a fines de interés general. A la partitocracia hay que combatirla desde la propia democracia, con alternativas al poder dominante. Somos ignorantes hasta que sabemos. Estos datos públicos no llegan a casi nadie y lastimosamente no son objeto de noticia en los medios de comunicación. Su divulgación me parece más útil para intentar cambiar el sistema que subirse a un semáforo, correr delante de la policía o rodear el Congreso.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: