Skip to content

Dolores de Cospedal a la democracia

noviembre 13, 2012

La señora de Cospedal, María Dolores – ni Lola y mucho menos Lolita- al poco de ser elegida presidenta se valió del correspondiente apoyo parlamentario para suprimir de forma fulminante la institución del Defensor del Pueblo en su Comunidad. Se motivó la decisión en la duplicidad, el coste económico y que los derechos de los castellano – manchegos seguirían garantizados igualmente por el Defensor del Pueblo del Estado. Al ser extinguido vía ley ordinaria resulta que no es un órgano preceptivo en el Estatuto de Autonomía, el cual se tendría que haber modificado por ley orgánica si hubiera establecído la obligatoriedad de esta institución.

El Defensor del Pueblo tiene su origen en el Ombudsman escandinavo. No se trata de una institución de democracias viejas o modernas, sino de democracias de calidad. Su cometido puede resumirse en la labor de recibir y tramitar las quejas de la ciudadanía, de cualquier persona, respecto de cualquier acción u omisión de lo público. Cobra especial sentido en los asuntos no susceptibles de someterse al conocimiento de los órganos jurisdiccionales, más cuando en estos tiempos es voluntad del ejecutivo encarecer el acceso al tercer poder. Su rentabilidad económica también es apreciable desde el momento en que los rectores de la Administración Pública crean en el mismo y ejerciten las acciones necesarias para corregir el funcionamiento de las Administraciones Públicas siempre que se atienda a las sugerencias y observaciones que emane la institución. Para ello algo habrá que cambiar, empezando por el nombramiento de sus titulares, normalmente políticos en fase terminal de su carrera. Una especie de retiro, aunque no siempre sea así y alguno hay que desde allí ha pasado a la política activa.

No se gana en calidad democrática suprimiendo el Defensor del Pueblo en la comunidad, por más que exista el Defensor del Pueblo Estatal. Se trata de una institución pública apta para remover los obstáculos que impiden la regeneración democrática. Igualmente se podría haber suprimido la televisión autonómica y no se ha hecho, por más que la señal de TVE también llegue allí. Ya se sabe que para el poder es más rentable la televisión pública, Cabe decir que la ejecución de la institución contó con la posición de los liberales españoles, seguramente modesta y de resultado inútil, pero válida para saber quien es quien. Esto es, no todos son iguales.

Me recuerda un amigo que el trabajo por el que no se cobra, no vale nada. En su experiencia profesional ha captado que la clientela valora la calidad del trabajo en función de su precio. Cuanto más cobres por el trabajo, mejor calidad tendrá. Para Cospedal el trabajo de los diputados autonómicos no vale nada. ¿Entenderá que es un mal trabajo y por ello no le pone precio?

A estas dos perlas de la millonaria presidenta, dedicada a tiempo parcial a sus labores de jefa del ejecutivo regional, hay que sumarle la ley publicada en el BOE de 13 de noviembre, por la que se concede un crédito extraordinario por importe de 649.508, 29 euros que se van a repartir PP y PSOE para sufragar los gastos de las elecciones autonómicas de 2012. Se trata de una cantidad que les quedaba por percibir ya que en su momento recibieron un anticipo. El montante total de la subvención supera el millón y medio de euros. El crédito se financiará con cargo a la recaudación que sobre la previsión inicial se produzca en distintos conceptos, como es multas y sanciones o hacienda. Un supuesto más donde el beneficiario es en exclusiva la marca PPSOE, prueba de los privilegios de los partidos políticos dominantes, sirviéndose del poder para conservarlo en exclusividad, destinando fondos públicos para satisfacer sus necesidades particulares, no el interés general.

Con el dinero que se reparten podrían haber hecho muchas acciones. Pudieron mediante ley utilizar el crédito que se genera por encima de las previsiones para otros fines porque ya se sabe el viejo aforismo inglés de que la ley todo lo puede menos cambiar al hombre por mujer – y ya ni eso se le resiste-. Voy a apuntar sólo una. En un municipio de Castilla La Mancha, los concejales renunciaron a su sueldo para sufragar los gastos que supone seguir manteniendo un médico en el pueblo debido a que la Comunidad Autónoma había o iba a cerrar el consultorio médico. ¿Para que están los políticos? ¿Para resolver los problemas de sus vecinos o para financiar sus partidos políticos?

Lástima de democracia pobre en una sociedad empobrecida.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: