Skip to content

Mato, la ministra mentirosa.

febrero 12, 2013

ana mato

La ministra Ana Mato es una mentirosa con todos sus sinónimos. Afirmó en reiteradas ocasiones haberse separado de su marido en el año 2000 y como se aprecia en la foto publicada por “El Mundo” acudió a la boda de la hija de Aznar en el año 2002 acompañada de su –según ella- ex marido. Por si fuera poco se ha divulgado un informe de la Agencia Tributaria que afirma que Mato y Sepúlveda se encontraban en régimen de gananciales hasta el año 2007. Cuando dicho informe, que ni los mentirosos han desmentido, salió a la luz pública, la señora Mato optó por eludir a la prensa y no ratificar lo escrito la misma semana en el cuestionario remitido por “El País” en el que ponía el 2000 como año de su ruptura matrimonial. Los indicios racionales sobre el embuste son tan evidentes que la táctica tomada es, al más puro estilo Rajoy, dejar que pase el tiempo y se hable de otra cosa.

Esta mujer, en lo personal, ha demostrado además de enredadora, ser una absoluta ingenua al pensar que, por ejemplo, la foto no volvería a difundirse como recordatorio. Que explique a cuenta de qué iba con su ex a una boda y qué causa le llevó a salirse del protocolo social y personal de no asistir a actos de dicha naturaleza con quien ya no es tu pareja. El desprecio a la verdad es otro indicio de que trata de evadir su posición en un lugar y tiempo en el que recibía dádivas del bigotes y compañía. También es común pensar que alguien ajeno a la familia y al amor te regala algo porque algo te quiere agradecer. Quizá se trate de mucho presuponer pero antes eso que seguir a la palabra de la ministra, palabra de trolera.

Tener a una embustera acreditada de ministra no es más que un elemento genuino y muestra representativa de nuestros órganos de gobierno. Si es capaz de tirarse esa bola, no hay motivo para pensar que no vuelva a soltar otra patraña cuando se vea en la necesidad de salvar su pellejo. Tener una mendaz en el gobierno tal vez no excite a la prima de riesgo, pero un gobierno serio y responsable y no digamos transparente, no debería permitir que en su seno medre una farsante. Como quiera que la fulera no parece que vaya a presentar la dimisión, por cuanto el jefe Rajoy ha dicho -que sepamos- que no sería justo dado el buen trabajo que hace en el ministerio –una prueba más de que mintió porque Rajoy se va por otros motivos para mantenerla en el cargo- sus colegas del Consejo deberían invitarla a que se marchara, al igual que deberían salir voces en el partido que pidieran su dimisión. Su silencio les convierte en cómplices de la mendacidad. Y como no se va habría que echarla y eso sólo lo puede hacer el presidente del gobierno, que últimamente anda algo despistado llamando gobierno cubano al peruano y selección de fútbol a la de balonmano en presencia de los reciente campeones del mundo a la mano. No mandarla para casa convierte a Rajoy en colaborador necesario del impresentable hecho de tener en primera línea del gobierno a una persona que ha mentido a la sociedad española, mereciendo por ello el más claro repudio social en forma de ser inelegible y de negarle el más mínimo reconocimiento público. Que pase a la historia como la ministra aranera.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: