Skip to content

Mundobasket 2014: La generación perdida.

En la final de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la selección española de baloncesto plantó cara a la de Estados Unidos, a un grupo conformado por los auténticos mejores jugadores de la NBA, lo cual no siempre ha ocurrido desde que los NBA son seleccionables. Los americanos llevaron a los Juegos a lo mejor de lo mejor. Pese a perder, el sabor de la derrota fue dulce, además de por el gran espectáculo de baloncesto coprotagonizado, porque se puso sobre la cancha todo lo que había y además nos acercábamos al hito de tutear al mejor equipo del mundo.

Era legítimo pensar que en el mundial de baloncesto que se celebraría en España dos años después, volvería a repetirse aquella final y así poder comprobar si las distancias permanecían iguales o si se seguían acortando a favor de España, que representaría el añejo y desfasado concepto de “baloncesto FIBA” en contraposición a la NBA.

Llegados a septiembre de 2014, vistos los resultados en los amistosos preparatorios de la selección nacional así como de la fase de grupos ya en pleno mundial, y que esta vez el combinado americano no era todo lo bueno que el de Londres, realmente parecía la final estaba servida. Y es que además, los bombos de la suerte habían dibujado el camino a seguir sin que ambas selecciones se cruzaran hasta la final. Todo estaba preparado.

Pasado el partido de octavos contra Senegal en plan de mero trámite, llega el de cuartos ante Francia. No hay miedo. Ya no se nos pasa por la cabeza acordarnos de aquel mal fario de los cuartos, de donde no se pasaba, lo cual siendo justos fue agrandado por los funestos cuartos futbolísticos. Tampoco suponía un toque de atención que en el europeo del año pasado Francia nos privara de llegar a la final, básicamente porque entonces no fue Pau Gasol y ahora, además, los franceses ni siquiera se han traído a sus mejores jugadores, encabezando las ausencias el señor Parker. Les habíamos ganado con solvencia la semana anterior en Granada y por si fuera poco se repetía continuamente que Francia nunca había ganado a España con Pau en el equipo. Con nuestro Asterix en el grupo, los pobres galos nada tenían que hacer. Pero el partido se jugó y se perdió, anotando 52 puntos, la puntuación más baja en los últimos cuarenta y pico años. No faltaba nadie esta vez en la selección. La mejor generación de jugadores españoles de baloncesto que a finales de los 90 le ganó a Estados Unidos el mundial junior se quedó en cuartos esta vez, perdiendo la oportunidad de volver a enfrentarse a USA, en casa y ante una selección americana de peor calidad que la de Londres. Viendo el dominio de nuestra selección ya nos imaginábamos que el domingo próximo tendríamos la oportunidad de repetir la final olímpica e incluso de poder casi ganarla, o de ganarla.

Ha sido un auténtico fracaso y la pérdida de la última oportunidad, porque era hoy o nunca, ya que Río de Janeiro queda lejos para que esta generación siga conservándose en la cúspide. Si es que llegamos a tener algo igual, pasará mucho tiempo para tener un grupo de similares características por lo que la sensación de añorar lo que nunca jamás sucedió se presenta ante los aficionados.

Con el cadáver de cuerpo presente y todavía caliente, simultáneamente desde distintos medios se responsabilizaba de la derrota a la figura del entrenador. El señor Orenga ya demostró en el europeo pasado que no tenía conocimiento para el puesto que desempeñaba, a pesar de los cual el susodicho ha manifestado, cuando se le preguntó si iba a dimitir, que el pasado año fue bueno y por eso estaba aquí. Eslovenia, Grecia, Italia y Francia nos ganaron en el europeo de Eslovenia 2013. Cuatro derrotas que no le parecen mala cosa. Italia ni se clasificó para este mundial.

No se sabe si por confianza en la superioridad del equipo o por falta de recursos, desde el banquillo en ningún momento se vio táctica o estrategia para paralizar a los franceses, quizás no había nada preparado, lo que llevó a Navarro a declarar a pie de pista que no se había preparado bien el partido. Normalmente la preparación de los partidos es competencia de los entrenadores, máxime en este deporte donde la labor de scouting es fundamental y justifica recursos humanos al efecto.

Verdad es que no toda la culpa será del entrenador porque la inferioridad en el rebote se debe al poco ímpetu de ir a por el balón, bien por despiste o por falta de fuerzas. ¿Acaso era necesario mantener en la primera fase a los Gasol tanto tiempo cuando los partidos estaban sobrada y claramente ganados? Quizás una mayor distribución de minutos nos hubiera mantenido enchufados hasta los cuartos.

Si Orenga es responsable, también lo es quien lo puso y aún no lo ha quitado. El presidente de la federación declaraba hoy que sería de cobardes cesar al seleccionador. Parece que el presidente prefiere vivo al cobarde, aunque la selección haya caído.

Paisanaje del verano.

El editorial del Canarias 7 del día después del congreso socialista en el que se nombró a Pedro Sánchez nuevo secretario general del PSOE era una completa loa sin dramatismo al secretario general de los socialistas canarios, José Miguel Pérez, por su designación como responsable del área de educación en la ejecutiva federal. Se podía leer que era bueno para el PSOE, para los socialistas canarios y para Canarias en general su nombramiento. Le faltó decir que sobre todo y ante todo para si mismo porque el hombre elegido para diseñar el modelo educativo socialista se ha caracterizado por ir desarmando al Partido Socialista en Canarias para pertrecharse en su puesto. Si los demás elegidos son del perfil de este señor, la renovación en el PSOE terminó sin empezar. Con tanta euforia los informadores del Canarias 7 andarían ciegos de regocijo o tal vez les llevó todo el tiempo tal editorial a favor de la grandé de Josemi que seguían en la fase del equilibrio regional y los esfuerzos que hacían los de la provincia occidental por meter a un tinerfeño en la ejecutiva para tener su cuota o para vigilar a Pérez. El lunes la prensa tinerfeña y las imágenes acreditaban que los del Canarias 7 no se habían enterado de que Javier Abreu lo había conseguido. No me inspira confianza el jefe de los socialistas laguneros desde 2005, aunque hoy es uno de esos días en que casi ningún prójimo me la inspira.

El Tribunal Supremo ha condenado al senador Miguel Zerolo a pena de inhabilitación durante ocho años, en los que no podrá ser elegible, esto es, que en ese tiempo no podremos votarle. Adjudicó obra sin procedimiento ni contrato con informe en contra de la Intervención. Prevaricó. Alcalde de Santa Cruz de Tenerife, Consejero del Gobierno de Canarias, diputado autonómico y cuando lo veía venir buscó las tablas del Senado mediante su elección como senador en representación de la Comunidad Autónoma elegido por sus colegas parlamentarios autonómicos. Después aforamiento y que lo juzgue el Tribunal Supremo. Designado en su actual cargo el 19 de julio de 2011 ha tenido tiempo para hacer una pregunta con respuesta escrita, ha intervenido en tres iniciativas legislativas e intervino cuatro veces en la Comisión de Interior celebrada el 20 de marzo de 2012, siendo portavoz en dicha Comisión durante dos años. Esta es la actividad parlamentaria del senador de Coalición Canaria según la web del Senado. Realmente parece que eran otros los quehaceres en el Senado del pobre Miguel. Y que no valga la excusa del aplatanamiento, que no todos los senadores canarios son flojos. Por ejemplo su colega de grupo político – aunque herreño- Narvay Quintero, ha realizado cuatrocientas treinta y cuatro preguntas con respuesta escrita. Aquél una y éste 434. No sigo con los demás datos porque ya no hace falta para retratar a cada uno. Prueba de que no todos los políticos son iguales.

Vaya con el Jordi, el muy honorable. De fuertes convicciones cristianas y humanistas decía hoy el portavoz de unos parientes de la familia Pujol, se ve que se le olvidó algún que otro mandamiento y peregrinaba más a Andorra que a la moreneta. Para estas cosas siempre va bien tener muchos hijos, que te salen de distintas profesiones y siempre queda alguno para ponerlo a la diestra de Mas, el otro muy honorable, de manera que ya no es una casta sino una familia, una sola la que controla el mangoneo. Siempre el hijo del padre deberá mantener el buen nombre y la continuidad de la obra iniciada por el patriarca, el gran patriota catalán que a base de escuchar “España nos roba” se lo acabó creyendo y pensó que mejor llevárselo el primer catalán que Madrid, siempre haciendo lo mejor para Cataluña, por y para ella. Ya se sabe que quien roba a un ladrón tiene unos cuantos de perdón.

Me manda hoy el amigo Matías la notificación de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, comunicándole que lo inadmiten como afiliado en virtud del artículo 2.2 de sus Estatutos. El derecho a la participación política es un derecho fundamental que como tal debe ser limitado cuando se combina con otros derechos como el de la defensa. No consta que se diera oportunidad al interesado para defender su derecho. No hay democracia sin Derecho ni justicia. Cuidado que un garbanzo negro puede fastidiar el puchero o lo que es lo mismo si de tanto usar la reserva del derecho de admisión se va a quedar el bar vacío.

Permítanme que me vaya sentenciando a lo Rosendo: ¡Esto es la jungla chaval!

Bipartidismo tocado, no hundido.

¿Ha sucedido algo nuevo el 25 de mayo en las urnas españolas? Se venía hablando tiempo atrás de la inminente abstención que se cernía sobre la fecha fijada en el calendario como día de elecciones europeas. Se barruntaba que no se llegaría al 50% y se predicaba como un fracaso y demostración del desapego de la población con los políticos debido a motivos englobados en el concepto crisis. Quien daba la información como una novedad y quienes lo identifican como una reacción ante la crisis desconocían que los dos comicios anteriores tampoco se llegó al 50%, sin crisis por medio, más bien al contrario, en la máxima época de esplendor de lo que después se ha demostrado una economía artificial. En el año 2009 la participación fue del 44,9% y en el año 2004 del 45,14%. Con una participación del 45,84% en el 2014, vemos como es la mayor de los tres últimos procesos electorales, es decir, lo que el período de crisis ha supuesto para la abstención ha sido nada y en todo caso, una ligera disminución. El porcentaje de participación ha variado menos de un punto en los tres procesos celebrados en la última década mostrando que la participación ha sido casi invariable. En definitiva, ha sido absolutamente falsa la idea de relacionar abstención con la situación económica y que la crisis ha supuesto el desinterés de los ciudadanos por sus políticos y por la Unión Europea. Sin duda hay escaso interés pero obedece a razones estructurales y no coyunturales. Las otras dos citas electorales en las que sólo se elegía a los diputados europeos se celebraron en el año 1989 y en 1994. La participación fue del 54,71% y del 59,14% respectivamente. Sólo se ha superado el 60% cuando han coincidido con elecciones municipales o generales.

Tampoco se ha tocado techo en cuanto a las formaciones que han obtenido representación ya que en 1989 fueron once las candidaturas que obtuvieron al menos un escaño. Pudiera parecer que el pasado domingo con diez formaciones se hayan roto los registros y no ha sido así. Si ha habido un notable ascenso respecto a la dos convocatorias anteriores. En el 2009 fueron seis las candidaturas que obtuvieron representación y sólo cinco en el 2004 al igual que en 1994.

La novedad ha estado en el bipartidismo. PPSOE han sumado el 49,06% de los sufragios. Ni la mitad de los votos válidos emitidos. Porcentaje logrado sólo cinco años después de llegar al 80,90% y treinta y cinco puntos y medio menos que en el año 2004, donde se batió récord con el 84,67%. La cifra más baja anterior se produjo en 1989 con el 60,98%. Esos casi doce puntos menos que la peor – para ellos- marca histórica ha supuesto que por primera vez el ganador de unas elecciones europeas no alcance los veinte diputados y que el segundo rebaje la peor marca en un diputado (en 1989 el PP obtuvo 15 diputados). Este dato es muy relevante: el PP ha obtenido ganando las elecciones 16 diputados, uno más que su peor registro histórico en unas europeas. Quizás por eso nada hay que celebrar y que las sonrisas y posturitas de la noche electoral no son más que el engrandecimiento de una parte de la realidad y ocultación de la otra. Tan real como la victoria es que el PP ha cosechado el segundo peor resultado de su historia. Obvio que nunca antes se ganó con tan pocos votos. Cierto que el del PSOE ha sido el peor, quizás por eso han convocado congreso extraordinario sin dimisión alguna. Aquí nadie dimite. Se ha producido el segundo peor resultado histórico para el PP y el peor para el PSOE. El PP se ha dejado por el camino más de cuatro millones trescientos mil votos respecto a su techo europeo y el PSOE casi cuatro millones. Negar que el bipartidismo ha entrado en crisis parece tan irreal como considerar que no van a seguir siendo las fuerzas que gobiernen el país, aunque cada vez lo tendrán más complicado porque las fuerzas emergentes se refortalecerán con las mismas herramientas que proporciona el Estado a las formaciones políticas institucionalizadas.

25-M. Elecciones europeas

Nos acercamos irremediablemente al 25 de mayo, día en el que el pueblo español elegirá a sus representantes en el Parlamento europeo. El sentir de la calle reflejado en las encuestas es la baja participación del electorado. La falta de información de lo que pasa en Bruselas, cuyo debate político apenas tiene presencia en los medios de comunicación, con la complicidad de eurodiputados desconocidos en persona y obra para la inmensa mayoría y el interés propio del bipartidismo de que el ambiente no se caliente para pasar de puntillas en estas elecciones y mantener su status quo –recuerden que el presidente del gobierno convocó las elecciones sin haber dado a conocer su candidato, señal no sólo táctica sino de absoluto desprecio a los comicios- sumado a la desafección política, barrunta récord negativo de participación.

Si no se alcanza el 50% de participación, la mayoría habrá dejado a la minoría la determinación del resultado. Paradójico que se busquen las mayorías democráticas y al final acaben dejando a la minoría que decida por ella. Una lástima que se siga viendo como extraño e irrelevante lo que el Parlamento europeo representa, cuando cada día más nuestra vida colectiva y personal está regulada por la normativa europea, legislando el poder legislativo doméstico con una soberanía limitada por el ordenamiento jurídico comunitario. Todavía no ha arraigado la idea de que casi todo depende de la política comunitaria, ocupando sus instituciones la cúspide de una organización administrativa en la que están ayuntamientos, comunidades autónomas y cuyos procesos electorales, por diversos motivos siguen viéndose como algo mucho más propio que las elecciones europeas.

Confiaba que aún con la poca cultura en comicios de esta naturaleza, el pueblo aprovecharía esta oportunidad para mostrar esa indignación gestada con la crisis, pero la expectativa es que tal estado de ánimo se canalizará hacia la pasividad.

Cierto es que el nivel del dúo de candidato y candidata que debatieron en televisión no excita a seguir el proceso electoral. Baja audiencia y bajo nivel según opinión generalizada de los expertos en algo que se llamó debate y que no lo fue entre el candidato Cañete y la candidata Valenciano. La torpeza del primero vino con el posdebate, al día siguiente, cuando estimó que no pudo sacar su superioridad intelectual sobre una mujer indefensa porque se vería como machismo. A partir de ahí el PSOE ha encontrado el filón y si ya antes en lo poco que se hablaba aún menos se proponía de asuntos europeos, después los tiempos han sido ocupados por el machismo de Cañete y el PP entero. Alta política europea. Lo anacrónico y demás calificativos negativos sobre semejante afirmación restará votos al PP, no se sabrá cuantos, pero dudo mucho que cojan el camino del PSOE.

Se verá si ha llegado el tiempo para el desarrollo y consolidación de los emergentes, de la irrupción de los novatos y el declive del bipartidismo. La realidad es que ya ha salido de la marginalidad la oposición al bipartidismo y en sus filas ya se ven en la necesidad de afirmar que no son lo mismo o que bajo ese ataque lo que hay en realidad es un apoyo al PP –Juan Fernando López Aguilar dixit- o el editorial del ABC en apoyo de los dos pilares (PP y PSOE) de nuestra democracia.

Veremos el resultado. Con menos bipartidismo y separatismo estaríamos mejor.

Presidente Suárez

Suárez

 

Me decía esta mañana el amigo Matías –de los pocos que quedan sin haber abandonado el centrismo político desde el CDS- que ayer domingo acabó apagando la televisión porque no soportaba tanta hipocresía de periodistas y políticos. Un clásico de nuestra cultura es esperar a la muerte de las personas para reconocer su valía y en el caso del fallecimiento de Adolfo Suárez no sólo tenía que ser así por tradición sino por la altura política y valía personal del personaje, además del probable remordimiento nacional por no reconocerle en vida sus méritos y haber sido destinatario de las artimañas políticas más sangrientas de las que no supo defenderse, quizás porque el inframundo de esa política no era su territorio natural y ahí no valía para sobrevivir el arte de la política como vocación a los demás sin pensar en uno.

Entre todos fueron acabando con el Suárez político. A la vez que recibía las diatribas de Guerra o González, los colegas de la UCD abrían vías de agua. Después vino Aznar con toda la prensa amiga para ejecutar una operación muy sencilla: acabar con la organización del centro político era vital para lograr que la derecha desbancara a los socialistas de la Moncloa. Así, huérfano el centro político de un partido fuerte, cabría hasta la autodenominación de centroderecha. Formalmente hasta se encargaron de extinguir el proyecto CDS con su fusión e incorporación al Partido Popular. Y en aquel proceso la figura de Suárez era golosa. Ignoro si por convencimiento o por pura mercadotecnia política, ficharon al hijo de Suárez para ser candidato a la Junta de Castilla La Mancha, operación que se saldó en fracaso para ambas partes y que deja uno de los momentos más desconcertantes del Presidente: interviniendo en un mitin de su hijo, con las gaviotas empapeladas en el fondo y Aznar en primera fila, liándose con los folios y repitiendo lo que ya había leído. El momento en que públicamente se probó que algo pasaba en su salud. Aznar, el mismo que después de visitar el velatorio en la clínica Cemtro se ha ido al palco del Bernabeu con la alcaldesa de Madrid a ver el Madrid-Barsa, a pesar de ser expresidente del gobierno, como el colega difunto, y haberse decretado tres días de luto oficial. Muy estético todo. Al fin y al cabo viendo los invitados de la boda de su hija encarcelados a posteriori tampoco hay de que sorprenderse.

Lastimosamente la muerte intelectual de Suárez se ha venido produciendo desde hace más de una década, tiempo en el que esta sociedad ha quedado huérfana sin poder saber qué soluciones, recomendaciones o críticas daría a su realidad, aunque siempre hay viles como el ministro Margallo que dice que Suárez hubiera hecho como Rajoy con el problema separatista catalán –me niego a decir problema catalán, porque Cataluña es mucho más que Más, y no es un problema en si misma-.

La figura de Suárez se ha agigantado –dice Alfonso Guerra- en buena medida – digo yo- por el nivel político de quienes le han sucedido, cada vez menor en la misma proporción que el tiempo nos aleja de aquellos años. Comparemos la hoja de servicio al Estado de uno y otros como ZP o Rajoy. No ceo que ni el paso de una centuria agigante la figura de éstos.

Igual que se ha venido identificando parte de la sociedad no monárquica como juancarlista, en mi familia –incluida la política-, como en muchas otras creo, se era de Suárez, personalidad que estaba por encima de siglas. En mi memoria está su dimisión como presidente del gobierno y su dimisión como presidente de CDS, especialmente emocionante la segunda porque ya había razón y convicción personal. El cuerpo electoral acabó dando la espalda a ese político que trajo la democracia, la misma que le dijo que su tiempo había acabado, que España ya no necesitaba de él. Como siempre pasa lo echaremos en falta una vez muerto.

Ahora ya es historia, y como con toda la historia, que se haga con él historia, no política.

Libertad para ser meretriz

Imagen

Según reza el cartel, el Ayuntamiento de Madrid es sabedor de que el 95% de las prostitutas son objeto de coacción o amenaza, esto es, no actúan con libertad o voluntad propia. Respecto de este grupo la autoridad municipal yerra en el disparo porque no tiene que apuntar a los clientes sino a los delincuentes que controlan a esas prostitutas y en la medida que cometen acciones delictivas sobre ellas, deben ser perseguidos de oficio por las autoridades. Como ciudadano debo exigirle a la Administración que persiga en primer lugar a los delincuentes, y luego veremos si a las putas y a los clientes. El aparato del Estado debe protegerlas de esas mafias que hacen esclavas en pleno siglo XXI, persiguiendo el delito sin la ingenuidad de quien piensa que criminalizando la demanda desaparecerá la oferta.

Respecto del cinco por ciento restante ya va siendo hora que se legisle y ordene la actividad que existe desde siempre y que probablemente tiene el mismo futuro que el de la humanidad. Con su estilo proponía Arturo Pérez Reverte hace unos meses que estaría bien promocionar Madrid creando la ruta de las tapas y las putas, visto que en numerosas zonas de la villa la cercanía entre la tapa y la lumi de la calle formaban parte del mismo paisaje. Se precisa regular y ordenar para quitar de las calles a estas señoras, para que tengan derechos como cualquier trabajadora, para que coticen y el Estado le meta mano al negocio económico y empiece a recaudar vía impuestos, que además falta hace también. Continuar ignorando una realidad porque a los conservadores no les da votos o incluso puede crearles problemas desde las posiciones más clericales y desde el otro lado, los progres capitaneados por feministas ultras que aspiran a erradicar las putas desde la atalaya de quienes ven en la persona un simple objeto, negándole su libertad a hacer con su cuerpo lo que decida libremente –como en el aborto-, nos mantendrá en el status hipócrita y alegal actual, terreno fácil para tratantes de blancas que se mueven a sus anchas en el sórdido y oscuro mundo de la prostitución, con la complicidad del Estado, donde las clases – que en esto también las hay- más bajas, de calle y polígonos del todo a veinte euros, son las más desprotegidas y desfavorecidas. Debe chirriar que la inacción política contribuya a mantener en la marginalidad al cinco por ciento y en víctimas del delito a la casi totalidad.

El acuerdo al que pueden llegar dos personas de manera libre, actuando con plena capacidad de obrar, no debe ser penalizado sino ordenado, porque como negocio contractual que es, deben surgir derechos y obligaciones para ambas partes. Y el respeto de los demás.

La consulta catalana. Sabemos las preguntas y algunas respuestas

1386848172_566895_1386855898_portada_normal

Hoy 12 de diciembre de 2013 el presidente del gobierno de la comunidad autónoma de Cataluña, acompañado de algunos miembros de su ejecutivo, de representantes de los partidos CDC, Unió, ERC, Iniciativa y la formación extraparlamentaria Esquerra Unida i Alternativa (coalición de izquierdas socialista, republicana federal, anticapitalista, ecologista y feminista), ha anunciado que el 9 de noviembre de 2014 se celebrará un referéndum en Cataluña para responder a dos preguntas: ¿Quiere que Cataluña sea un Estado? y en caso afirmativo ¿Quiere que sea un Estado independiente?.

Los términos de la consulta son redundantes puesto que de los Estados se predica su soberanía, su independencia, de manera que la segunda pregunta se la podían haber evitado o refundirla con la primera y preguntar una sola vez: ¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente? Tanto tiempo debatiendo la pregunta para no ser capaces ni de resolver su interés en conocer la opinión del pueblo a la primera. Técnicamente es problemática porque en la práctica podrán darse más de los dos supuestos de una pregunta única ya que en este caso se combinan dos preguntas pudiendo suceder que no se contesta a la primera y sí la segunda o se responde un no a la primera y sí a la segunda, entre otros supuestos. Y pregunto ¿Qué garantías de pulcritud de la votación inspira el hecho de que la administración electoral sea la misma que promueve el sí?

Según declaran algunos de los pactantes, la fórmula elegida pretende contentar a todos los sectores partidarios de votar, como si se tratara de un eslogan comercial que quiere atraer al mayor público posible, incorporando así el marketing a la propuesta. Joan Herrera (Iniciativa) ha declarado que la pregunta incluye a los federalistas, que podrán votar sí a la primera pregunta y no a la segunda. Entonces ya le hemos fastidiado de verdad porque incluir el conocimiento del constitucionalismo federal entre los electores y pedir que, con la que han venido liando desde hace más de dos años sobre la independencia y no sobre las fórmulas jurídicas que desde el Derecho comparado podríamos importar (federalismo, Estado libre asociado ….), entiendan que se pregunta sobre federalismo o que la primera pregunta es un paso intermedio no definitivo cuyos partidarios quieren otro modelo (no se sabe cual) pero no la independencia, lleva a pensar que desde el punto de vista legal y voluntarista de conocer la real opinión de los ciudadanos estamos ante una auténtica chapuza a la española, muy lejos de la primavera catalana de la que hablaba Joan Tardá esta semana en la noche de 24 horas (TVE) y que se quedó masticando en seco cuando describía la catalanofobia presente en España a lo que el presentador le preguntó que cómo se explicaba si tanta fobia había, los españoles no quieren la independencia de Cataluña.

En El País, Walter Oppenheimer relata las diferencias con el caso escocés, donde se pactó la pregunta entre el gobierno escocés y británico y se sometió la pregunta a un análisis científico para determinar su neutralidad, modificándose finalmente en aras de la claridad y para evitar ambigüedades. En el proceso catalán hay dos preguntas, no pactadas con el Gobierno del España sino entre los promotores de la independencia, redundantes y ambiguas porque hace falta preguntar dos veces para saber qué quiere la gente.

Fijadas las preguntas unilateralmente, ahora instarán al Estado a que autorice la consulta. El desvarío nacionalista se incorpora al carril de la legalidad continuamente, tanta veces como se sale del marco jurídico, con fundamento en este caso en el ejercicio de un derecho no reconocido cuya titularidad no ostentan y bajo el principio de la ruptura del Estado de Derecho desde una presunta mayoría democrática, como si la democracia se antepusiera a la legalidad. Todos saben de su ilegalidad, pero demostrado está que actúan al margen por lo que desde la legalidad sola será complicado resolver el callejón sin salida a la vista que una élite de dirigentes políticos faltos de sentido de la responsabilidad pero de alto espíritu romántico decimonónico han metido a la sociedad catalana y española en general.

Ha salido Rajoy diciendo que la consulta es inconstitucional y que por ello no se hará. Encendida la mecha hay que usar pólvora mojada. El Gobierno que cumpla su función constitucional de hacer cumplir la ley desde los instrumentos que le otorga el ordenamiento jurídico y se abstenga de colaborar en el éxito de la consulta con advertencias de usar mecanismos coercitivos o suspensiones de la autonomía. Sería un error elevar la tensión pues sólo beneficia a los convocantes. Probada la ilegalidad de la consulta, no tendría valor jurídico alguno por lo que no sería vinculante. De hecho ya existen antecedentes de domingos de consultas municipales en varias localidades catalanes con el mismo objeto, y no ha ocurrido nada.

Por muy ilegal que sea, pienso que el 9 de noviembre de 2014 se celebrará la consulta porque el gobierno catalán dispone de los medios necesarios para llevarla a cabo y sin embargo el Estado carece de medios para evitarlo porque las fuerzas del orden público a su mando son insuficientes en el lugar, sin perjuicio de que no sería procedente llegar a tal extremo. A esta situación se llega cuando desde la deslealtad institucional se usa parcialmente e interesadamente el Estado de Derecho, infringiéndolo de manera impune desde el poder que precisamente les han otorgado las mismas normas que se pasan por el arco del triunfo. La única esperanza es una sociedad catalana que mayoritariamente ignore la consulta, guardándose su opinión para expresarla en los foros legales. No estoy en contra del derecho a decidir, estoy a favor del supremo Estado de Derecho.